¡Feliz Navidad!

Hola chicos, ¿Qué tal va el espíritu navideño? Hoy me he puesto un poco nostálgico pensando en mi infancia. ¡¡¡Qué diferentes eran aquellas navidades!!! Recuerdo el buen olor a cocido, que por entonces era un lujo, y a mi madre diciéndome entre cacerolas, que me pusiera el traje de domingos. Recuerdo la ilusión con la que esperábamos la venida de los Magos , que traían un regalo por niño. Nunca olvidaré una locomotora dorada y roja que hacía tanto ruido que mi padre me decía que me bajara a jugar al patio con ella.

También recuerdo a mi abuela entreteniéndome con sus historias de la guerra, mientras llegaba la hora de sentarnos a la mesa, y siempre se ponía un plato de más, porque mi madre siempre decía que nadie debía pasar las navidades solo. Nunca fallaba un vecino o tendero del barrio que se animaba a venirse a cenar con nosotros. Recuerdo la ilusión de poner el Belén en familia y los Crismas que traía el cartero, que eran colocados por mi padre encima de la chimenea. Eran tiempos entrañables y cálidos, que me quedarán siempre en la memoria.

¡¡Como han cambiado los tiempos!!! Ahora sólo pensamos en divertirnos, en comer y comprar. Las tarjetas de felicitación se han convertido en mails masivos y los niños ya no saben qué pedir, porque lo tienen todo.

En vez del Belén se ponen cuatro adornos y no conocemos ni al vecino, ni al tendero del barrio.

Por eso, no quiero dejar pasar esta oportunidad de desearos unas Navidades diferentes, en las que la sencillez reine en vuestros corazones y que de alguna manera, volvamos a ser niños y no perdamos la capacidad de sorprendernos e ilusionarnos por las cosas pequeñas.

 

Feliz Navidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>