JUVENTUD, DIVINO TESORO

Estos chicos de hoy en día no saben lo que es el esfuerzo. Tanto protegerles y tenerles entre algodones, tanto querer que lo tengan todo y así nos han salido, blanditos y flojitos.

Os preguntaréis por qué os cuento esto y es que ayer tuve unas palabras con Dani. Resulta que el chaval no entendía por qué no podía pasarse las tardes con sus amigotes en el parque. Se había enfadado con su madre, porque le había obligado a cumplir un horario de estudios y el chico estaba rebotado diciendo que su madre era una exagerada.

Resulta que este año se enfrenta a la selectividad y la media del curso le cuenta y encima ¡¡Quiere estudiar medicina, que piden una súper nota!! Yo le intenté convencer de que su madre tenía razón, pero no había manera. Empezó a decir que los mayores no entendemos a los jóvenes, que él sabe lo que hace, que él controla…

Madre mía, menuda retahíla de frases hechas me soltó.

Entonces, cuando vi que por ese camino no iba a lograr nada, se me ocurrió una idea genial. Le propuse que estudiara dos horas al día. Y para que no se cansara y tuviera una motivación, le dije que bajara al finalizar la primera hora y le regalaba una bolsa Facundo Mix que tanto le gustan. Eso sí, tenía que prometerme que cumplía la segunda hora después de zamparse los frutos secos.

 

Oye, ¡¡¡qué contento se puso!!!! Además, seguro que le da energía para estudiar la segunda hora y se le pasa volando.

 

Y vosotros, ya sabéis, si tenéis que estudiar o hacer un esfuerzo físico, no os olvides de los Mix de Facundo, os aportará un montón de energía para seguir el día contentos y alegres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>